Gadafi ve pasar la vida ante sus ojos

Hits: 4156

título La última noche del Rais

autor Yasmina Khadra

traductor Wenceslao-Carlos Lozano

editorial Alianza

176 págs. 16 €.

 

La noche del 19 al 20 de octubre de 2011, en una escuela del distrito 2 de Sirte, se esconde Muamar Gadadi en compañía de un puñado de hombres armados. Hostigado por las fuerzas rebeldes, el hombre que rigió el destino de Libia durante más de cuarenta años rememora episodios cruciales de su vida y se interroga sobre su incierto futuro y el de todos aquellos que lo rodean.

 

YASMINA KHADRA (Argelia, 1955) es el seudónimo femenino del escritor Mohammed Moulessehoul, autor de más de veinte novelas (El atentado, Lo que el día debe a la noche, Las golondrinas de Kabul…), algunas de las cuales han sido llevadas al cine o adaptadas al teatro.

 

Estamos tan habituados a la violencia que exhiben los medios y la capacidad de conmoción de la buena literatura es tal que, lo reconozco, me han sacudido más las bellas y durísimas páginas finales de esta novela que las imágenes grabadas con teléfono móvil que pudimos ver en la tele. Me estoy refiriendo, claro está, a la captura y mortal linchamiento de Muamar Gadafi, el sátrapa que dirigió Libia como si fuera su cortijo durante 42 años.

El argelino Yasmina Khadra, seudónimo que empezara a utilizar el entonces comandante Mohammed Moulessettoul tras haber publicado seis novelas con su verdadero nombre –la viciada realidad de Argelia que él deseaba denunciar y su rango en el ejército lo empujaron a ello, secreto que reveló en el año 2000 y sobre el que meses después publicó El escritor–, sale victorioso de esta incursión en la figura –y en la psique– del excéntrico tirano.

Khadra, que al igual que Gadafi es musulmán y de origen beduino, consigue en esta novela de menos de doscientas páginas un lúcido y absorbente relato sobre las miserias del poder y la soledad que conlleva su irracional arbitrio, sumándose a la ya larga tradición de “novela del dictador”: Yo el Supremo, El otoño del patriarca, La fiesta del Chivo, Tirano Banderas, El señor Presidente… Es el propio Gadafi quien, a lo largo de su última noche, nos desgrana en un intenso soliloquio los principales episodios de su vida –poniendo especial énfasis en su dura y nómada infancia, estigmatizada por la ausencia del padre– y los rasgos de una personalidad vengativa, arrogante, colérica y propensa a mesiánicos desvaríos (“Los peligros que he superado durante mi reinado, el sinfín de conspiraciones y los intentos de asesinato habrían acabado con cualquiera. Dios vela por mí. No me cabe ninguna duda. Dentro de unas horas el cerco se abrirá ante mí como el mar ante Moisés”). Brillantemente escrita y con escenas muy logradas (impagable el encuentro soñado con Sadam Husein o la noche en que, mientras disfrutaba de la compañía de su nieto, emitían en las noticias las imágenes de los disturbios tunecinos, a los que Gadafi apenas prestaba atención), La última noche del Rais cuenta las últimas horas de una figura que, quizás en algún momento de su angustioso final, recordó aquello de que “los hombres mueren y no son felices”. LORENZO RODRÍGUEZ GARRIDO