¿Sabemos de qué hablamos cuando hablamos del Islam?

 

texto JOSÉ ÁNGEL LÓPEZ

Libros como el del Pulitzer Lawrence Wright “Los años del terror. De Al-Qaeda al Estado Islámico” nos conducen por el laberinto

 

La Historia de los Hermanos Musulmanes en Egipto está íntimamente ligada a la de la constitución del Islam político durante el pasado siglo. Por ello atraviesa períodos políticos especialmente convulsos desde el final de la Primera Guerra Mundial, la disolución del Imperio Otomano, la segunda contienda global, el amplio periodo descolonizador con la independencia y la creación de numerosos Estados musulmanes -no todos árabes-, la Guerra Fría y el orden unipolar que acompañó a la disolución de la Unión Soviética. Además, los años transcurridos del siglo XXI, han colocado al Islam-en ocasiones de manera involuntaria para muchos de sus practicantes- en el centro del debate de la comunidad internacional, como consecuencia de la práctica por parte de una minoría de un terrorismo ciego, indiscriminado y-mayoritariamente- dirigido contra los propios musulmanes. En este contexto, la aparición del libro de Rocío Márquez Martí, Hermanos Musulmanes en Egipto. Una Historia Política (ed. Almuzara) constituye una doble aportación inicial. En primer término, cubre un vacío bibliográfico de un fenómeno religioso, político, social, cultural y-evidentemente- político existente en castellano pero profusamente analizado en la literatura anglosajona. Por otro lado, la situación actual en Egipto, donde los seguidores de este movimiento están encarcelados, represaliados o exiliados, después del golpe de Estado protagonizado por Al Sisi y el desplazamiento del poder político de Mohamed Morsi en 2013 (tras unas elecciones democráticas) pone en tela de juicio el respaldo de Occidente a este movimiento y los recelos que despertó el acceso a la Presidencia de Egipto del líder del partido Libertad y Justicia-creado por los Hermanos Musulmanes-. El presente libro analiza la historia de un movimiento que abarca cerca de un siglo desde su creación, acompañado de luces y sombras; considerado como un movimiento terrorista en algunos períodos amplios, exportador de otros movimientos o brazos políticos en Palestina, Siria o Jordania, pero una referencia esencial en la constitución del Islam político con vocación de ejercer el poder y difundir su programa religioso y cultural. Está estructurado en ciclos históricos muy bien definidos: desde su creación hasta la llegada de Nasser; el liderazgo del mismo hasta el acceso al poder de Sadat; el período de Mubarak y, finalmente, el impacto de las primaveras árabes y el efímero paso de Morsi desde las urnas a la prisión. La conversión, de nuevo, de un tribunal egipcio “complaciente”, como lo define la autora, en organización terrorista a los Hermanos Musulmanes no significa que se hayan diluido, ni que hayan dejado de tener ascendencia social, política ni cultural en la sociedad egipcia. Pero lo más relevante es que “Egipto debía haber sido, como en el pasado, el espejo en el que siempre se mira, o se miraba, el mundo árabe para lo bueno y para lo malo. Si eso sigue siendo así el pronóstico solo puede ser sombrío” en las actuales horas de represión. Es un excelente trabajo; breve, de fácil lectura y para aquellos que no quieran quedarse en los grandes titulares de los medios de comunicación.

Siguiendo el género de la entrevista, en El Islam en el siglo XXI (Ediciones Encuentro) el islamólogo Samir Khalil Samir nos adentra en el proceloso mundo islámico, tan desconocido para la mayoría de la sociedad occidental. Su historia, su presencia actual en las relaciones internacionales o sus facciones y escisiones del tronco común. También las conexiones con las principales figuras de las otras religiones monoteístas son abordadas, así como las referencias a Jesucristo o a la Virgen María -única mujer mencionada por su nombre en el Corán-. Interesante introducción al Islam mediante una suerte de lluvia de información dispersa, útil y amena en este breve volumen.

Acaba de publicarse el último libro del Pulitzer Lawrence Wright (La Torre elevada) que en Los años del terror. De Al-Qaeda al Estado Islámico (ed. Debate) teje mediante una crónica periodística de las dos últimas décadas, la evolución del terrorismo yihadista que desembocó, finalmente, en la creación de ISIS con vocación de recreación de un nuevo Califato. En este libro, más parecido a una novela que a un ensayo, aparecen los principales actores internacionales: Estados Unidos, Arabia Saudita, Rusia, Israel, Iraq, Palestina. Y también los actores de carne y hueso de este recorrido -Bin Laden o Bush- y la imprescindible agencia -la CIA- omnipresente en el rosario de conflictos que han jalonado este período. Ataques terroristas, Estados fallidos, la trastienda y las cloacas de los Estados configuran un perfecto guion cinematográfico en el que, por desgracia, todo lo acontecido forma parte de la realidad. Por último, como complemento imprescindible de este libro, tenemos la continuación de la tarea conjunta realizada por Mónica García Prieto y Javier Espinosa (Siria, el país de las almas rotas) en su segunda entrega, La semilla del odio. De la invasión de Irak al surgimiento de Isis (ed. Debate) acotan un período similar-los últimos quince años- de la evolución del mundo árabe anegado de conflictos internos e internacionales con la inestimable colaboración de algunas potencias internacionales con intereses esenciales en la región. La mezcla de crónica periodística, reporterismo y análisis desde una perspectiva global-no solo localista- de los acontecimientos permite abordar los mismos con un diafragma ampliado. Perspectiva imprescindible cuando después de los años transcurridos no se exige ningún tipo de responsabilidad a los protagonistas del infame desaguisado que supuso la guerra en Iraq y sus funestas consecuencias arrastradas hasta las presentes horas.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios (3)