Salamanca recuerda la voz de Aníbal Núñez

Explicación de la derrota, una antología esencial en homenaje al poeta Aníbal Núñez

 

 

 

Foto: ARCHIVO FAMILIA NÚÑEZ

Texto: ENRIQUE VILLAGRASA

Salamanca, ciudad castellana de cultura y saberes por doquier, recuerda en este libro de poesía múltiple y diversa, con el mismo título de un poema del poeta homenajeado. Así pues, Explicación de la derrota (EDIFSA) es una antología esencial de y en reconocimiento a Aníbal Núñez (Salamanca, 1944-1987), donde se recogen una cincuentena de poemas de Núñez; más el poema del mismo título traducido a cuarenta idiomas; una selección de los poemas de poetas participantes en el XX Encuentro de Poetas Iberoamericanos, celebrado recientemente en Salamanca y dedicado al poeta; y 59 autores más, que han escrito Poemas para Aníbal. Al cuidado de la selección de los textos del poeta y de la antología ha estado el profesor peruano-español Alfredo Pérez Alencart, de la Universidad de Salamanca: o sea, como antólogo y coordinador; quien en su pórtico a la misma, Libación de la mejor savia, señala que “conviene centrarnos en sus versos gimiendo bajo la hiedra de los muros empedrados de su ciudad, en sus textos que otros corazones sienten crecer: claro torbellino emergiendo del caos, de su lenguaje amante de lo antiguo y lo porvenir, de su mirada incrédula ante la perfecta esperanza…” Los poemas seleccionados van desde La Batalla a Sepultura de Ícaro, pasando por Entusiasmo de un joven demócrata y Síntomas de vejez o Sobre el antiguo tema de dejar la ciudad, entre otros, que dan cuenta certera de su quehacer demiurgo, de más de una veintena de obras, algunas en vida y otras póstumas.

El poema traducido de título Explicación de la derrota es toda una poética y dice: “Se sentó ante las líneas enemigas/ en una mecedora, sorteaba/ los disparos, sonriendo: la primera/ bala la había alcanzado mortalmente/ Se seguirá meciendo/ hasta dejar sin munición a todos.” Pues bien este poema ha sido vertido a 41 idiomas de Europa, Asia, África, Oriente Medio y América: o sea, del latín, al coreano, pasando por el árabe, hasta llegar al chino, el georgiano y el urdu. ¡Ahí es nada!

Después se muestra una selección de poemas, unos cinco a quince por autor, participantes directamente en el Encuentro de Poetas Iberoamericanos: Luis Fernando Macías (Colombia), Marí Augusta Montealegre (Nicaragua), Raquel Lanseros (España), Balam Rodrigo (México), Abelardo Leal (Colombia), Pedro Enriquez (España), Luz Mary Giraldo (Colombia) y Nicasio Urbina (Nicaragua). Y tras ellos, la sección propiamente de Poemas para Aníbal con textos de Albano Martins, José Luis Puerto, Rafael Soler, Carlos Aganzo, António Salvado, Humberto Avilés Bermúdez, José María Muñoz Quirós, Antonio Hernández, David Cortés Cabán, Víctor Oliveira Mateus, Tomás Sánchez Santiago, Santos Jiménez, Álvaro Mata Guillé, Sergio Macías, Pura Rodríguez Leytón, Emilio M. Mozo, Marcelino Gatica, Hèctor Ñaupari, Jesús Losada, Luis Felipe Comendador, Antonio Colinas, Stefania di Leo, Enrique Viloria Vera, Juan Antonio González Iglesias, José Luis Najenson, María Ángeles Pérez López, Leonam Cunha, José Amador Martín, Alfredo Pérez Alencart y Lilliam Moro, entre otros más. Por cierto, el retrato del poeta, que ilustra la portada es de Miguel Elías.

Creo que es tan buen momento como otro para reivindicar la poesía de Aníbal Núñez, pero mejor antes que después (y que lo haga la ciudad donde él nació pues mejor que mejor), y sé que hay muchos poetas que lo llevan haciendo desde hace años, como el poeta Ramón García Mateos, y otros que lo están estudiando, como el poeta Julio César Galán; y hasta hay una tertulia de poesía, que yo conozca en Tarragona de nombre Mediona 15, que el lema de las publicaciones que editan son estos versos tan significativos del poeta Aníbal Núñez, como recordaba el poeta José Ángel Hernández: “Llegados a este punto hemos tomado/ -se suman otras voces-/ la decisión de naufragar.” Por supuesto que hay ediciones y antologías de y sobre su obra, en la página 13 se da cuenta de las mismas. Pero sería bueno que se realizase una edición crítica de la misma. ¡Un reto para los estudiantes de Filología, que el poeta bien merece!

De Aníbal Núñez podemos decir que es necesaria y justa la (re)lectura de sus poemas, porque además de ser uno de los poetas de culto y más significativos de los años 70 y 80 del siglo pasado, fue un poeta único, autor de una obra singular, donde la crítica social, la ciudad de Salamanca y su entorno, el amor y el dolor, la vida y la muerte y el acontecer diario configuran un poesía compleja que se fundamenta en la tradición clásica; y desde ella escribe, con la fuerza y la fragilidad del ser poeta, para naufragar en un universo perturbador, Baudelaire no o sí lo entendería. No se escribe poesía así en la actualidad y un poema para dar cuenta de lo que digo es Casa sin terminar (p.33): “Mi corazón es un avión perdido/ definitivamente para quienes/ piensan que estar arriba es volar alto”.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios