Carlos Sisí, un escritor "de miedo"

Hits: 461

Antonio Torrubia recorre la obra de Carlos Sisí

 

 

 

 

Texto: Antonio Torrubia

 

Supongo que todos por aquí sabéis quién es Carlos Sisí. Igual no habéis leído ningún libro suyo, pero le conoceréis como «el muchacho ese andaluz que lo peta con sus novelas de zombis». Pues sí, pero no. Es cierto que fue (junto a la saga Apocalipsis Z del gallego Manel Loureiro) el que introdujo en España el monstruo podrido y maloliente al que muchos comparan con la sociedad capitalista y sin cerebro que consume, consume y consume sólo para calmar su apetito insaciable. Su primera novela, Los caminantes, se publicó en diciembre de 2009, a la estela de Guerra Mundial Z de Max Brooks. Os puedo decir que a la primera persona a la que le vendí Los caminantes, lo recuerdo perfectamente, fue a Jaume Balagueró, ávido lector de terror desde hace muchos años. Un par de semanas después del director de cine, me lo compré yo, justo a la vez que la secuela de la saga de Loureiro Apocalipsis Z 2: Días oscuros. Me había gustado la original forma de narrar que Max Brooks empleaba en su libro, a través de informes redactados una vez ya había pasado la pandemia, con el protagonista tirando del hilo para encontrar el inicio de todo. Leí poco después a Loureiro y me hizo gracia ver una buena historia que enganchase de esa manera ambientada en España. Y cuando leí a Carlos por primera vez, me pareció estar escuchando a un viejo amigo contar una historia junto a una fogata. Como les ha pasado a miles de personas desde entonces, conecté con él y con su forma de escribir. Fui siguiendo los pasos de Carlos y leí las dos continuaciones de sus historias de zombis.

 En 2012 fui a por su primera incursión fuera del mundo zombi y con La hora del mar vimos que podía escribir más cosas. Aunque los fans del mundo que había creado, previa destrucción e invasión de caminantes, demandaban más historias de los supervivientes, y antes de ver su cuarta novela en las librerías se falló el premio Minotauro de 2013. Allí pudimos ver cómo tras la máscara de «Alicia Sotomonte», ese seudónimo con claras referencias tolkienianas, se ocultaba realmente Carlos para regalarnos Panteón, una mezcla del Alien de Ridley Scott y todos sus guiños a Los Mitos de Cthulhu, con Han Solo y Chewie a los mandos del Halcón Milenario. Durante los dos años siguientes, Carlos estuvo ocupado con proyectos literarios menores (cómics, libro-juegos, relatos en varias antologías, prólogos en otras) pero focalizando todo su ¿amor? hacia la que sería su tercera novela sin infectados: Alma. Tras muchos meses de hype por redes sociales (sobre todo en Facebook, donde Carlos es una celebridad) en enero de 2016 vio finalmente la luz. Con referencias al cine de los 80 y 90, a la literatura de terror, y con una fuerte carga sentimental y sobrenatural, esta novela es la más personal del autor. Carlos ha seguido publicando libros de su serie de Los Caminantes, y al contrario que con otras sagas que van perdiendo lectores por el camino, los fans siguen interesados en sus libros de zombis (al menos la mayoría). Pero usemos ese recurso que tanto gusta en los libros y el cine y hagamos un flashback, rebobinemos hasta el año 2013...

 En junio de ese año, Carlos me comentó que tenía una novela que no querían publicarle. La iba a guardar en un cajón, ese cajón en el que deberían quedarse muchas otras obras que sí acaban viendo la luz, pero que luego sólo sirve para que los herederos de los escritores vivan durante décadas de las novelas que su progenitor consideró mediocres. Tras contarme el planteamiento inicial de la novela, me picó la curiosidad y le dije que me la enviase. La acción transcurre en EE.UU, en algún momento del s. XX (o puede que XXI). Durante una crisis económica sin situar en ningún año particular, Joe acaba de perder su empleo. Pensando en irse a vivir a un barrio más barato, recuerda que su abuelo le dejó en herencia una cabaña situada en un páramo cerca de un pueblecito canadiense. En medio de la naturaleza salvaje, junto a un parque natural, parece el lugar ideal para esperar a que todo mejore. Toma el poco dinero que le queda y se dirige hacia allí. La cabaña está prácticamente en ruinas, pero el protagonista se reinventa como pionero, arregla el tejado, repara con tablones el porche, consigue apartar piedras enormes e invierte sus exiguos ahorros en comestibles para pasar el invierno, ya que Sulphur Creek se vacía hasta la primavera. Los vecinos le advierten de que es peligroso pasar el invierno allí. «Ellos vienen. Vienen cuando hace frío» le repiten todos. Sin embargo, Joe no cree en leyendas, fantasmas ni demonios. Piensa que los aullidos que se escuchan son sólo producto de la fuerte ventisca y que las sombras forman parte de la oscuridad propia de la estación. Y con esa premisa surge la novela. Tras 5 horas en un AVE Barcelona-Córdoba la leí y me encantó, me recordó al Stephen King más terrorífico, justo antes de que (según se rumorea) dejase alcohol y drogas y levantase el pie del acelerador literario más oscuro. No podía dejar eso en un cajón. En 2016 parecía que se publicaría. Stella Maris fichó a Carlos Sisí junto a un elenco de autores de terror: José Carlos Somoza, Juan de Dios Garduño, Jesús Cañadas, Darío Vilas... Pero una serie de reveses ha hecho que la editorial barcelonesa desaparezca del mapa. Cuando en marzo de 2017 Vienen cuando hace frío iba a entrar en imprenta (junto a la segunda parte de Los gigantes dormidos de Sylvain Neuvel) para ponerse a la venta la primera semana de abril, todo se paró. Pero esa novela tenía que publicarse. Y el testigo lo ha recogido Christian Rodríguez, el editor de la recién fundada Insólita editorial. En julio de 2017 se puso a la venta El archivo de atrocidades de Charles Stross, con un premio Hugo entre sus páginas; en enero publicó El largo viaje a un pequeño planeta iracundo de Becky Chambers y entre medias, en octubre, por fin... Vienen cuando hace frío.

 

Ahora acaba de sacar Carne y Sangre, los dos tomos con las cuatro novelas de La saga de La Ciudad de Juan Cuadra y en los próximos meses publicará Todos los pájaros del cielo de Charlie Jane Anders, Too Like the Lighting de Ada Palmer, Jade City de Fonda Lee, Meddling Kids de Edgar Cantero y varias novelas más.El 24 de mayo llegará a las librerías Nigromante, la nueva novela de Carlos Sisí en la que conjuga magistralmente fantasía con terror y elementos de ciencia ficción para crear un complejo universo ambientado en la Edad de Hierro. En ella viajamos por Entrerríos, que se está convirtiendo en una aldea inhabitable. Las cosechas son peores cada año, la caza escasea, la tierra está enfermando y pudriéndose, e incluso están empezando a aparecer muertos vivientes. Sus habitantes lo saben, pero temen decirlo: un nigromante se ha asentado en La Entraña, al otro lado de las montañas, y está poniendo en peligro sus vidas. El hijo de Miles, jefe de la aldea, acaba de desaparecer, y un grupo de granjeros armados con poco más que cuchillos y martillos decidirán salir en busca del nigromante. Los granjeros se enfrentarán a un mal que apenas pueden comprender y mayor de lo que serían capaces de imaginar. De la energía mágica de la bruja Neana dependerá que puedan avanzar en su travesía. La edición de Minotauro será de lujo, en tapa dura y con portada y grabados interiores del artista Tomás Hijo