¡Hasta siempre, Cuadernos del matemático!

Hits: 618

Cierra "Cuadernos del matemático"

 

 

 

 

Texto: ENRIQUE VILLAGRASA

No podía llegar en mejor momento, en el inicio de la 77 feria del libro de Madrid, con el lema Leer para saber, leer para imaginar: la revista ilustrada de Creación, Cuadernos del matemático dice adiós tras 30 años de batirse el cobre con la POESÍA, con un triple número 56-58 y nadie se rasga, ni se rasgará, las vestiduras, en este país de anémicos cerebrales y útiles analfabetos culturales, por más ferias que valgan. ¡Así nos luce el pelo! O como diría don Pío: el mundo es ansí.

Su director y consejo de redacción ponen una nota al final del editorial donde podemos leer: “por estas y otras razones, con este número especial (56-57-58) de celebración de los 30 años de la publicación, la revista Cuadernos del matemático cierra sus puertas y, como los buenos toreros, se corta la coleta con la alegría de haber vivido mucho y de haber hecho camino al andar junto a vosotros y junto a otros que ya se nos marcharon definitivamente. Sea este número triple un homenaje a todos esos colaboradores que se han ido quedando por el camino entre los que se encuentran nombres de hacedores muy grandes de nuestra literatura última tanto por sus obras como por su talante. Valga”. Es una sorpresa y gorda que una revista de esta índole cierre, pues nos faltará ese su aire respirable de libertad y criterio para publicar, para leer el pulso sereno y firme de la actual creación literaria y más la poética. No entraré a glosar las colaboraciones de este triple salto mortal, sí que diré que Cuadernos de la mano de Ezequías Blanco, como director ha sido, es y será (en el recuerdo) una isla de libertad creadora.

Posiblemente esta revista señera, singular, editada en Getafe por la Asociación de Amigos El Matemático, ha sido, es y será alabada por todos, al muerto todo son flores, como una de las mejores revistas en el panorama de las revistas actuales en estos lares, creo que es la mejor. Una revista que sigue siendo fiel al valor de la resistencia, su resistencia, editándose en papel, como nos gusta a los mayores, para ser y estar entre los objetos de arte y cultura necesaria ayer, hoy y siempre, si quedamos alguno. Edición de lujo por su original y cuidado todo, desde el diseño a los tipos de letra y cuerpos. Revista en la que ha tenido siempre cabida la creación, la buena creación literaria. Las hemerotecas están para comprobarlo. En sus páginas han convivido siempre afamados y reconocidos nombres, como la nota editorial indica, con jóvenes en sus primeros pasos, en amable y generoso compadreo, para hacer que esos sueños, pasiones e ilusiones llegasen a buen puerto. Todo ese quehacer demiurgo de unos y otros y de los de más allá, poemas, relatos, aforismos, críticas, collages, visuales poemas, tenían cabida en entre estas cubiertas. Además, siempre han estado ahí el suplemento Les Cressons Bleus y Lavarquela compartiendo sublime espacio. 

No puedo más y entre cabreo de champions y otras lindezas políticas de este país, cuando esto escribo, recién llegada la revista a mis manos, decir que esta es una publicación que merecía estar, permanecer, en el mercado creador y lector, ya que es una verdadera joya, rica de las de antes en matices, para ojos y paladares exquisitos de los de siempre, desde muy diferentes ópticas. Y lo más importante: es una revista sin ningún tipo de prepotencia, ni de vanidad ni soberbia en toda la andadura que le conozco y ya son unos años, los que tenemos todos. ¡Han hechos ustedes un gran trabajo: ¡Ezequías, Cristobal J. López de la Manzanera y Matías Muñoz, Gregorio López, Francisco Poveda, Manuel Cortijo y Rafael Martín! ¡Descanse en paz Cuadernos del matemático, que las hemerotecas darán buena cuenta de vuestra trayectoria, si alguien se acerca; y ¡quién sabe si también, en un futuro, tendrá domingo de resurrección! ¡Gracias por ser y estar, Cuadernos!