Por qué los libros en papel son ecológicos

Hits: 887

 

texto ANTONIO ITURBE  foto ARCHIVO

Y por qué el libro digital es menos verde de lo que parece.

Había gurús que situaban para la primera década de este siglo la desaparición del libro de papel en favor del libro digital: les debieron dar el carnet de gurú en una tómbola. Según los datos publicados este 2016 por el Observatorio de la Lectura y el Libro del Ministerio de Cultura, el 82 por ciento de las editoriales españolas tienen en el libro electrónico una facturación entre el 0 y el 10 por ciento del total de sus ventas. Por tanto, más del 90 por ciento de lo que venden las editoriales es libro en papel (y para otra entrega dejaremos el asunto de la piratería; como decían Tip y Coll: “La próxima semana… hablaremos del gobierno”).

La industria de la edición se sostiene sobre unos cimientos de papel (y no vean metáforas malignas). ¿Pero qué tal cuida esa industria el papel que crece en los árboles? Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de bosques de Greenpeace, me cuenta que “entre los años 2004 y 2010 desarrollamos la campaña Proyecto Libro Amigo de los Bosques. En primavera de 2010 el sector papel era ya consciente de la demanda de productos papeleros con ecoetiqueta o certificación forestal, y existían numerosos fabricantes, distribuidores, almacenistas e imprentas con certificado de cadena de custodia capaces de identificar correctamente las publicaciones que reúnen estas condiciones”.

Para datos más precisos sobre el uso de papel proveniente de bosques sostenibles en la industria editorial española me sugiere hablar con la delegación española del Forest Stewardship Council (FSC), una organización mundial sin ánimo de lucro que audita bosques y certifica el manejo forestal responsable. Su director ejecutivo, Gonzalo Anguita, no está lo que se dice entusiasmado con los editores: “El sector editorial español en general no se ha preocupado por la sostenibilidad de la gestión forestal conforme a los estándares internacionales de FSC”. Me explica que en países como Alemania “el 88 por ciento de las editoriales utilizan papel con certificado FSC”. En España, entre las editoriales independientes, Gigamesh o Kairós son de las pocas excepciones con certificado FSC, y, de las grandes, Penguin Random House es la única que tiene la certificación de manera sistemática en sus páginas. Si se quiere ver la botella medio llena, yo constato revisando ejemplares que bastantes editoriales no tienen esa certificación avalada por Greenpeace o WWF, pero muchas señalan en sus libros la utilización de papel 100 por ciento libre de cloro. Algo es algo.

Para consternación de los techies y demás hijos del Inspector Gadget, expertos medioambientalistas como la Fundación Terra afirman que “la celulosa extraída de los árboles es un material renovable, especialmente, si se gestiona el bosque adecuadamente (por ejemplo, bajo un estándar tipo FSC). Los materiales de un ebook son todos ellos materiales no renovables (metales, plásticos, cristales tratados, etc.) que dejarán una profunda huella en nuestro planeta, en forma de paisajes arrasados por la minería y escombreras tóxicas, pues la metalurgia no es precisamente una técnica de bajo impacto”.

Le pregunto sobre el asunto al escritor y activista verde Jordi Bigues, autor de El futur dels llibres electrònics (editado por Pol.len Edicions): “El papel usado se recicla en gran medida. Una buena parte del papel procede de papel usado, reusado y reciclado. Esta recolección es muy antigua y el papel obtenido es de gran calidad como el de La Vanguardia, por ejemplo. Reciclado no es necesariamente sinónimo de ecológico. Todo necesita su precisión. Pero si lo comparamos con las tablas electrónicas, ordenadores y otros soportes... el papel es ‘lo más ecológico’, y si procede de papel reciclado aún más”.

Las tablillas de arcilla sumerias fueron jubiladas por los rollos de papiro y los rollos, por el libro de papel. El viejo libro en papel también acabará siendo reemplazado por otro soporte y no será ninguna tragedia, pero por ahora tiene cuerda para rato.