La revolución reinventada

Hits: 431

Ensayos y novelas para reflexionar sobre el ciclo de revueltas abierto desde 2011 con las protestas árabes y el 15M

 

 

 

Texto: BERNARDO GUTIÉRREZ

 

A la mayoría de los intelectuales españoles, el 15M les pilló a traspiés. Despreciaron aquello a lo que la prensa internacional ya conocía como movimiento de los Indignados. No husmearon a ras de suelo en las acampadas que se expandían por todo el país. No se sumergieron en relato coral que emergía de las redes sociales. Javier Cercas calificó al 15M como una mariconada: "una revolución sería quemar el Parlament o tomar a sangre y fuego la Bastilla o el Palacio de Invierno, coño". El pintor Eduador Arroyo afirmaba sin despeinarse que "con esto de las nuevas tecnologías, la revolución la haces en casa, con tu CocaCola y frente al ordenador". Félix de Ázua le pedía al movimiento "dirigentes, estudio, planificación y programa”. La nostalgia del mayo 1968 cegaba a la mayoría intelectuales más reconocidos. Pocos pusieron la piel y el olfato en un movimiento disruptivo que consolidaba un nuevo ciclo de revueltas políticas para el mundo.

No es casualidad que José Luis Sampedro, que firmaba el prólogo de ¡Indignaos!, el libro superventas de Stéphane Hessel, se dejara seducir por aquel mayo disruptivo de plazas ocupadas. "Excelente. Revulsivo. Importante", llegó a decir sobre el 15M. No había una cadena causa-efecto entre aquelbest seller y aquellas acampadas, pero el paraguas indignado sirvió para traducir la novedad. Los indignados. Planeta Indignado. Política indignada. ¡Indígnate!

El primer intento de mapa de navegación de la España indignada fue el libro Juventud Sin Futuro (Icaria Editorial), publicado en junio de 2011. Con prólogo de Santiago Alba-Rico y textos de algunas personas que acabarían siendo representantes políticos (Rita Maestre, Iñigo Errejón, Isabel Serra o Pablo Padilla), el libro recogía los sentires de uno de colectivos que estaba protagonizando la eclosión del 15M, Juventud Sin Futuro. Era un texto fresco, rabioso, alegremente panfletario. ¡SIN miedo!, titulaban el editorial de Juventud Sin Futuro. Mientras tanto, a lo largo del intenso 2011, el mundo editorial estuvo intentando asimilar los nuevos lenguajes, símbolos y formas de hacer de algo que no se parecía a estallidos sociales previos. Si la antiglobalización había descuartizado el lenguaje solemne de la vieja izquierda, el 15M trastocaba las formas de liderazgo del altermundismo, entre otras cosas. La periodista catalana Lali Sandiemenge firmó Guerrillers del teclat (La Malgrana, 2011), un intenso relato insider sobre la revuelta de los blogueros árabes. Desde el otro lado del Atlántico, tras la oleada de Occupy Wall Street, el escritor y activista Douglas Ruskoff elogiaba en un artículo el caos y falta de definición: “El movimiento se asemeja a la red. En parte, porque es difícil de conceptualizar, por su estructura entre iguales. Por su capacidad de tolerar que no haya un final, y sí una serie de conexiones. Cada conexión es un nuevo comienzo hacia algo nuevo, y se despliega y se despliega, como la vida misma”.

Democracia Real. El "no nos representan" del planeta indignado desbordaba el "que se vayan todos" de la Argentina 2001, un grito que a travesó el altermundismo durante años. El anhelo de una democracia real permeaba porosamente al conjunto del 15M. El ensayo de las plazas, con su calidoscopio de asambleas y herramientas digitales, con sus mecanismos de consenso y deliberación, hicieron envejecer a la democracia representativa en cuestión de días. Joan Subirats, catedrático de Ciencia Política de la Universitat Autónoma de Barcelona escribió uno de los primeros títulos que profundizaba en los nuevos horizontes democráticos insinuados por el 15M. Otra sociedad, ¿otra política? De “no nos representan" a la democracia de lo común (Icaria Editorial, 2011) dibujaba esa otra democracia posible, directa, sin intermediarios, con participación constante y afectada de la ciudadanía. Desde entonces, la temática democrática ha sido uno de los grandes ejes de las publicaciones surgidas alrededor del 15M. Destacan Los indignados. El rescate de la política (Akal, 2012) de Marcos Roitman Rosenmann, Hipótesis Democracia (Traficantes de Sueños, 2013) de Emmanuel Rodríguez y Nueva gramática política (Icaria Editorial, 2014), de Francisco Jurado.

Tecnopolítica. Mientras parte del establishment intelectual y académico español ignoraba el huracán del 15M inicial, Manuel Castells estuvo investigando analogías y patrones comunes de las revueltas que sacudían al mundo. La publicación de su ensayo Redes de indignación y esperanza, Manuel Castells (Alianza Editorial, 2012) legitimó la nueva explosión como fenómeno histórico y profundamente disruptivo. Comparando las revueltas de Islandia, los países árabes, España y Estados Unidos, Castells estaba ya anticipando un nuevo paradigma de acción social, en el que las redes digitales y los territorios se fundían: la tecnopolítica. El libro Ciberactivismo, las nuevas revoluciones de las multitudes conectadas (Catarata, 2012), de Yolanda Quintana y Mario Tascón, trazaba una detallada genealogía desde el zapatismo y el hacktivismo internacional hasta las multitud conectada que emergió como sujeto político en el desquiciado 2011. El equipo de investigación de Manuel Castells en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) publicó uno de los títulos de referencia, Tecnopolitica y 15M, (UOC, 2015). La tecnopolítica desbordaba los estudios previos sobre redes activistas y la propia definición de movimiento social. Y dibujaba con bastante precisión, datos y estudios empíricos el comportamiento de la multitud conectada, en una nueva realidad de espacios híbridos donde Internet, más que un medio, es un nuevo espacio de auto organización ciudadana. En los últimos tiempos han aparecido dos títulos imprescindibles, con mirada larga, para entender el nuevo ciclo de revueltas. Paisajes Insurrectos (Ned Ediciones, 2017), de la mexicana Rossana Reguillo, es un bello collage tejido de inteligencia colectiva y poéticas cocinadas por la multitud. Activismo en red y multitudes conectadas, (Icaria Editorial, 2017), de la catalana Guiomar Rovira, es un impresionante fresco que va desde el surgimiento de la cultura hacker en los años sesenta al momento actual, pasando por el zapatismo o la antiglobalización.

Derecho a la ciudad. Las acampadas en el espacio público, una de las novedades del ciclo de revueltas de 2011, impugnaban directamente el modelo de ciudad neoliberal. De las plazas emergió otro modelo de ciudad. Una ciudad relacional, sostenible, abierta, colectiva. Una ciudad micropolítica construida sobre un espacio público recuperado de la privatización. Los investigadores Adolfo Estalella y Alberto Corsín Jiménez firmaban el texto Asambleas Populares: el ritmo de una política de la experimentación en el libro La democracia del futuro (Icaria Editorial, 2013), centrado en las dinámicas territoriales del 15M. David Harvey, impactado por las acampadas de Occupy Wall Street, publicó su ya clásico Ciudades rebeldes. Del derecho de la ciudad a la revolución urbana (Akal, 2013). Y es que el ciclo de las plazas nacido en 2011 resucitó algunos conceptos que flotaron con insistencia en mayo 1968: el derecho a la ciudad y la ciudad viva. No es casualidad que la editorial Capitán Swing haya reeditado recientementeDerecho a la ciudad, de Henry Lefebvre (publicado originalmente en 1968) y Vida y muerte en las grandes ciudades, de Jane Jacobs (que vio la luz en 1961).

Los cuidados. Parece inevitable: los medios y el mundo editorial buscan a la vanguardia de cualquier estallido social. El 15M, que renegaba de líderes, también les pilló a traspiés. “Vanguardia es épica, barricada, primetime, tiempo único, unilateralización. Retaguardia es cotidiano, la cena de esta noche, la conversación en el bar y en la parada del autobús, el nuevo AMPA que estamos creando en la escuelita de mis hijas…", recogía el blog Al Final de la Asamblea, en una entrada de finales del año 2012. Y es que durante los dos primeros años del 15M, el mundo editorial no prestó atención al florecimiento de un eje que haría correr mucha tinta: los cuidados. Algunos blogs se convirtieron en brújulas existenciales del movimiento. El blog Fuera de lugar, de Amador Fernández-Savater, captó la evolución del 15M, sus atmósferas y detalles: "una contaminación horizontal, a través de palabras, de imágenes. Un movimiento más poético que pedagógico o propagandístico" (...) "una especie de cambio de piel por el cual nos hacemos sensibles a esto o alérgicos a aquello". Y Fuera de lugar (Acuarela Libros, 2013) fue el título del libro que recopilaba conversaciones entre Amador Fernández-Savater y pensadores de todo el mundo, con una mirada afectada por el ciclo político de las plazas. Tuvieron que pasar algunos años para que vieran a la luz títulos con una mirada en las retaguardias y la ética de los cuidados. Un mundo en común (Edicions Bellaterra, 2013), de Marina Garcés, sin intentar describir el espíritu del 15M, bebe de su clima, de los encuentros presenciales en las plazas, de los cuerpos enardecidos por un nuevo sentir político. Trincheras permanentes (Pepitas de Calabaza, 2017), de Carolina León, es un bello alegato de los cuidados mutuos, de la fragilidad de los cuerpos y de la importancia de las retaguardias compartidas. Culturas de cualquiera (Acuarela Libros, 2017, publicado en inglés en 2015), de Luis Moreno Caballud, pone sobre la mesa la potencia de la horizontalidad de un movimiento que da voz a los cualquiera, que desmonta la autoridad inapelable de los expertos, que pone en valor la colaboración y la inteligencia colectiva de los amateurs.

Ficción.La ficción llega tarde a la revolución. Siempre. Entre el mayo de 1968 y la publicación de La insoportable levedad del ser de Milan Kundera, que retrata aquella Praga revolucionaria, pasaron 16 años. Entre las revueltas autonomistas que incendiaron Bolonia en 1977 y la novela Los Invisibles, de Nanni Balestrini, transcurrió una década. La profundidad del 15M y las revueltas interconectadas apenas tienen correlato en la ficción. La habitación oscura (Seix Barral, 2013), de Isaac Rosa, fue una primera destellada del clima social de la España indignada, con las asambleas, desahucios y los hacktivistas como telón de fondo. Grietas (Lengua de Trapo, 2014), con el que Santi F. Patón ganó el Premio de Novela Lengua de Trapo, bucea en la precariedad y la profundidad de la crisis, desde el punto de vista de un activista andaluz involucrado en las asambleas del 15M. Incluye una emotiva descripción de la acción Rodea el Congreso de 2012, que acabó con una dura represión policial. En la calle (Tau Editores, 2017), de Miguel Blanco, flota sobre un Madrid rebelde, sembrado de protestas. El Futuro que hicimos (Esdrújula, 2017), deOscar Eslava, imagina una España futura, plurinacional y feminista, en la que el 15M es una fiesta nacional y los valores de las plazas inspiran a un mundo sumido en la decadencia. Cuando la revolución termine (ediciones Turpial, 2018) , de Leila Nachawati, explica la evolución del conflicto sirio desde la mirada de la exiliada Sarah. Desde Madrid, Sarah recrea y reconstruye su vida desde la revuelta cívica que sacudió Siria y desencadenó una dura guerra civil. "Hay años que uno ve pasar por delante - escribe Sarah - y que sólo la perspectiva coloca en el lugar que les corresponde. Uno no es consciente de las huellas profundas que ese tiempo ha ido imprimiendo hasta que lo valora con distancia. Pero 2011 no fue uno de esos años. En 2011 teníamos la impresión, no, la certeza, de estar haciendo Historia".

 

NO FICCIÓN

2011 //

1 // ¡Indignaos! Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica,

Stéphane Hessel, Destino, 2011 

2 // Juventud Sin Futuro, Icaria Editorial, 2011 

3 // Otra sociedad, ¿otra política? De “no nos representan" a la democracia de lo común Joan Subirats Humet, Icaria Editorial, 2011

4 // Guerrillers del teclat, La Magrana, Lali Sandiumenge, 2011 

5 // ¡Ocupemos el mundo! Occupy the world!, Carlos Sevilla (ed.), Joseba Fernández (ed.) y Miguel Urbán (ed.) Icaria Editorial, 2012

6 // Tecnopolítica, internet y r-evoluciones. Sobre la centralidad de redes digitales en el #15M   Carlos Tomás, @axebra, Alcazan, ArnauMonty, SuNotissima, Toret, Quodlibetat, . TakeTheSquare y Simona Levi, Icaria Editorial, 2012

7 // Redes de indignación y esperanza, Manuel Castells, Alianza Editorial, 2012, 

8 // Los indignados. El rescate de la política, Marcos Roitman Rosenmann, Akal, 2012

9 // Planeta Indignado, Josep Maria Antentas y Esther Vivas, Sequitur, 2012, 

10// Ciberactivismo. Las nuevas revoluciones de las multitudes conectadas

Mario Tascón, Yolanda Quintana. Catarata, 2012 

11 // Ciudades rebeldes. Del derecho de la ciudad a la revolución urbana

David Harvey, Akal, 2013 

12 // La democracia del futuro. Del 15M a la emergencia de una sociedad civil viva.

Adolfo Estalella, Alberto Corsín Jiménez, Ángel Calle Collado, Diana Redondo Escobar, José Candón Mena, Julia Cañero Ruiz, Marta Cruells (coord.), Pedro Ibarra (coord.), Sandra Ezquerra. Icaria Editorial, 2013 

13 // Hipótesis Democracia. Quince tesis para la revolución anunciada. Emmanuel Rodríguez. Traficantes de Sueños, 2013

14 // Fuera de lugar, Amador Fernández-Savater, Acuarela Libros, 2013 

15 // Un mundo en común, Marina Garcés, Edicions Bellaterra, 2013 

16 // Nueva gramática política, Francisco Jurado, Icaria Editorial, 2014

17 // Egipto tras la barricada. Revolución y contrarevolución más allá de Tahrir. Marc Almodóvar. Prólogo de Santiago Alba Rico. Virus Editorial, 2014 

18 // Tecnopolitica y 15M, Javier Toret (organizador), UOC (Universitat Oberta de Catalunya), 2015 

19 // Tiqqun: la hipótesis cibernética. Acuarela libros, 2015

20 // Derecho a la Ciudad, Henri Lefebvre, Capitán Swing, 2017 

21 // Cómo hacer una asamblea, Adolfo Estalella, Continta Me Tienes,

1ª ed. (28/04/2017) 

22 // Culturas de cualquiera, Luis Moreno Caballud, Acuarela Libros, 2017

23 // Paisajes Insurrectos, Rossana Reguillo, Ned Ediciones, 2017 

24 // Activismo en red y multitudes conectadas, Guiomar Rovira, Icaria Editorial, 2017 

25 // Trincheras permanentes, Carolina León, Pepitas de Calabaza, 2017 

FICCIÓN

1// La habitación oscura, Isaac Rosa, Seix Barral, 2013 

2// Grietas, Santi F. Patón, Lengua de Trapo, 2014 

3// El Futuro que hicimos, Oscar Eslava, Esdrújula, 2017 

4// En la calle, Miguel Blanco, Tau Editores, 2017 

5 // Cuando la revolución termine, Leila Nachawati, 2018 

 

 

Bernardo Gutiérrez es el autor de la obra de ficción #24H (dpr-Barcelona, 2012) sobre el 15M y del ensayo Pasado Mañana (Arpa Editores, 2017), sobre los desdoblamientos políticos sociales del ciclo político abierto en 2011.