5 poetas para el mes de las flores

Hits: 1761

Cinco poemarios para entender esta realidad incierta y compleja publicados en la colección Rayo Azul 

  

Avon Bulbs 940x 627

 

 

Texto: Enrique VILLAGRASA

 

Cinco poetas para este mes de las flores, que nos aproximan al mundo en que vivimos. Poetas ciudadanos que están en el mundo real, a pesar de tener un mundo propio. Leer su poesía en el mes de las flores es un camino muy saludable para entender esta realidad tan compleja e incierta y no solo por la pandemia, que también. Comprometidos con la realidad cotidiana, pero además y sobre todo con el pensamiento profundo, reflexionan libremente acerca de la vida, la solidaridad, el paso del tiempo, la muerte y la naturaleza; entre otros temas como la belleza, la verdad, y la soledad.

Así, tenemos el poemario Que llueva siempre de Luis Miguel Rabanal (Riello, 1957) que es un gran libro y además cierra la trilogía Postrimerías, de la que forman parte Los poemas de Horacio E. Cluck y Matar el tiempo. Con este poemario se sumerge en ese otoño existencial que tanto persiguen los poetas. Y con Horacio cabe recordar “que no porque el hombre salga de su casa sale de sí mismo”. Es una poesía (no) vitalista que ahonda en las fuentes de inspiración, se bate el cobre con el lenguaje y nos hace familiarizarnos con su tierra. Una poesía para no olvidar, que no deja indiferente a nadie, pues: “Nada sabíamos, de aquella, de la vida”.

También, El aliento del Klai de Alejandro Céspedes (Gijón, 1958) escribe poemas periodísticos para señalar la nada que habita en cada uno. En este frío, cristalino y duro aliento nos habla de muchas cosas, poetizando unos hechos concretos de la infancia y de un lugar determinado. Hechos reales que le sirven para exponer con admirable eficacia esa visión trágica de la vida, desde la búsqueda de identidad a esas pasiones que nos persiguen y facultan para destruir hasta lo que más se quiere. Conocimiento crítico, que con el intuitivo y el de revelación lo hacen ser un poeta de obligada lectura: “con el llanto de un muerto en rebeldía”.

Asimismo, Aquí y ahora de José Manuel Lucía Megías (Ibiza, 1967) es un pluscuamperfecto poeta que nos ofrece en este libro una poesía rica en la diversidad y en la diferencia, con verso de ritmo alejandrino, siempre o especialmente atenta a esas posibilidades expresivas que persigue todo creador literario. Es un poemario duro y en él el poeta plantea esa angustia vital del náufrago en el mar de la noche de los 50 años. Todo es del dominio de la memoria y de la certeza de que es en las vidas más extranjeras donde navegan los silencios con más calado: “Nadie nos espera detrás de los espejos apagados”.

Además, Trilogía de las sombras de Enrique Falcón (Valencia, 1968) es el volumen que recoge los poemarios Amonal, Taberna Roja y Porción del enemigo tan señeros en su obra poética. Escritos contra ese paraguas de la firme sombra que ciñe hoy por hoy al mundo: léase capitalismo y ultraderecha, que nos mantiene adormilados con sus hemorragias verbales. Trilogía que buscar despertar a las conciencias y que estas vean con lúcida mirada la cruda realidad. Y asegurar que es posible una transformación con sentido común: crítica y coherente, coronavirus mediante: “Digo que ya llega un diluvio sobre el miedo”.

Y Ciclo del 9 (1999-2019) de Raúl Herrero (Zaragoza, 1973) es, no cabe duda, su obra cumbre, que la colección Rayo azul recupera y publica en un solo volumen, poniendo al alcance de las personas lectoras esta su poesía más supersónica diríase, para un mayor disfrute en un futuro incierto. La poesía de este ciclo apocalíptico pide la complicidad del lector, dado que estamos ante una sinfonía profunda y de adjetivación exigente. La inmensa mar océana y sus bravas olas son las metáforas que escuchamos en ese diálogo extremo del poeta con la tradición literaria: “Los ángeles en tu boca/ beben el oro de la fatalidad”.

Todos estos poemarios y muchos más los encontrarán en las librerías de sus ciudades, sin ir más lejos, único lugar donde se deben comprar los libros. Libros que ya podrán tocar, ojear y también hojear. Por cierto, los poemarios citados están publicados en la colección Rayo azul, de la editorial madrileña Huerga y Fierro, que dirige el profesor y poeta Óscar Ayala. ¡Sentido común en el retorno a la vida callejera, si así se le puede llamar, personas lectoras! ¡Gracias mil!