Sant Jordi lucha contra la COVID

Hits: 361

Hoy, 23 de julio, se celebra en Cataluña un Día del Libro limitado por las restricciones sanitarias

  

Libromascared

 

 

Texto: Sabina FRIELDJUDSSËN 

 

La Camara del Libro de Cataluña (que reúne editores, libreros y distribuidores) ha estado trabajando arduamente durante las semanas anteriores con la Generalitat y los Ayuntamientos para que Sant Jordi saltara del confinado 23 de abril al 23 de julio para acercar la lectura a la ciudadanía. Una pelea a la que se sumó el Gremio de Floristas de Cataluña. Había un plan muy bueno para celebrar un Día del Libro con restricciones pero altas medidas de seguridad, que incluía zonas de la ciudad acotadas o firmas con cita previa. Los rebrotes de los últimos días han complicado la situación, pero el Día del libro se va a celebrar igualmente, aunque se renuncia a los zonas perimetradas del  centro de la ciudad y se amplían las precauciones todavía más.

En Barcelona no podrá repetirse la tradicional fiesta de libros en la calle de un 23 de abril con su alegre bullicio habitual pero se mantienen algunas de las actividades con las clásicas firmas de autores y las librerías podrán poner paradas exteriores manteniendo las distancias de seguridad en las colas. Algunas librerías que habían programado firmas, las han anulado, pero otras las mantienen. La actualización de los datos sanitarios hace que todo vaya sobre la marcha. Habrá que salir a la calle -con mascarilla y sentido común- a ver qué ofrece el día.

También es posible solicitar la firma de un autor que esté firmando para evitar la cola y cualquier posible aglomeración: se puede dejar el libro en la librería y recogerlo firmado otro día. El Gremio de Libreros de Cataluña ha confirmado que en Barcelona se acercarán al centenar las librerías que se van a sumar a la iniciativa: montarán sus paradas y se encargarán de controlar las distancias entre la gente si se producen colas.

El Gemio de Floristas también se ha sumado y a lo largo de la jornada de hoy diversas ciudades de Cataluña y Baleares verán sus calles lucir con el brillo de los libros y las rosas. El gremio de floristas pondrá a disposición del público, junto a las tradicionales rosas rojas, muchas rosas blancas en recuerdo de los que han sufrido.

En un comunicado conjunto, la Cámara del Libro de Cataluña y El Gremi de Floristes animan a la ciudadanía, “atendiendo a la situación sanitaria de cada municipio”, a sumarse a este Sant Jordi de verano: “Recordamos que esta jornada quiere celebrar el reencuentro de los lectores con los libros y los escritores en las librerías y en los puestos de la calle. También, a través del regalo de rosas blancas y rojas, expresar un sentimiento de esperanza en el futuro y de recuerdo a las personas afectadas por la pandemia”, No ha sido fácil, en el contexto actual, que los libros asomen la cabeza, pero aun con todas las limitaciones y precauciones, van a hacerlo y seguir mostrando que la cultura no solo es segura, sino imprescindible en una sociedad que no quiere estar compuesta por consumidores sino por ciudadanos.