Premio Troa para Andrés Trapiello

Hits: 1308

 

texto BEGOÑA PIÑA

El escritor leonés Andrés Trapiello ganó el IV Premio Troa Libros con valores con El final de Sancho Panza y otras suertes (Destino), continuación de El Quijote. Probablemente era del todo necesario que, en el acto de entrega del galardón, el autor afirmara sin dudarlo ni una milésima de segundo: “No quiero sonar presuntuoso”, para reconocer después su efectiva participación en los hechos: “He escrito una novela que es continuación de otra”.

“Quise hacer esa continuación porque me ha sucedido, como a muchos de ustedes, que me parece muy corto [El Quijote]… Yo quiero saber más de la infancia, de la pubertad y de la adolescencia de Alonso Quijano, y quiero saber más de su cordura y de su locura”, dijo Trapiello.

Un poco más se aventuró el leonés en sus palabras de ‘agradecimiento’ al recoger el premio y sentenció: “Cuando la gente era mucho más libre y decía lo que pensaba, decía que El Quijote no estaba bien escrito y es verdad… Pero esa novela está viva. Quijote y Sancho no son personajes literarios, son personajes de carne y hueso”.

Todo esto fueron palabras del dichoso ganador, poco después de las que le dedicó Jesús Sánchez Adalid, ganador del premio el pasado año, que envió un mensaje grabado y se vio en vídeo en el auditorio donde se celebró el acto. Le siguió Enrique Redel, editor de Impedimenta, que mencionó a Tolstói, Gandhi y Martin Luther King.

El presidente de la Fundación Troa, Julián Villanueva, dio la palabra al presidente del jurado, el historiador Fernando García de Cortázar, quien subió y bajó un par de veces al escenario a causa de una pequeña confusión. La primera apareció en el escenario para entregar la estatuilla al ganador, tras lo cual bajó las escaleras que inmediatamente volvió a subir para dedicar unas palabras al escritor, que había subido también a recoger la escultura, había bajado y después volvía a aparecer.

No faltaron en el acto, por supuesto, las palabras que el propio Cervantes puso en boca de Sancho Panza. “Abre los ojos, deseada patria, y mira que vuelve a ti Sancho Panza tu hijo, si no muy rico, muy bien azotado. Abre los brazos y recibe también tu hijo don Quijote, que, si viene vencido de los brazos ajenos, viene vencedor de sí mismo, que, según él me ha dicho, es el mayor vencimiento que desearse puede. Dineros llevo, porque si buenos azotes me daban, bien caballero me iba”. Capítulo 72 de la segunda parte de la obra, le dieron pie a Fernando García de Cortázar, para referirse al texto galardonado.