Pío Baroja publica nueva novela

Hits: 2499

 

texto ANTONIO ITURBE

Que más de cincuenta años después de haber sido escrita emerja ahora de entre los papeles y carpetas de su casa esta novela parece una broma del destino. Más aún porque Pío Baroja nació el Día de los Inocentes de 1872. Y el título del libro viene que ni pintado: Los caprichos de la suerte. Y eso que Baroja no era muy amante de bromas, sino el máximo representante de esa España intelectual circunspecta, incluso cabreada, a menudo con razón.

Es un manuscrito escrito en los últimos años de vida del autor, tal vez no los más inspirados, pero en los que no perdió su vigor y su hambre narrativa. Escrita entre 1950 y 1951, la obra se encontraba revuelta entre mil papeles de la casa familiar de los Baroja, en Vera de Bidasoa (Navarra).

La novela cierra el ciclo –o al menos lo completa, que Baroja no creía que la novela pudiera tener cerrojos- iniciado con El cantor vagabundo y Miserias de la guerra. La acción transcurre entre Madrid, Valencia y París. El protagonista, Luis Goyena, harto del frentismo guerracivilista de España y, sin decantarse por ninguno de los dos bandos -la novela es bastante equidistante y relata las barbaridades de unos y otros–, decide abandonar Madrid y emprender un exilio que, pasando por Valencia, le llevará hasta París. Hay no poco de autobiográfico y la lectura de este libro va a ayudar a entender los sentimientos que lo condujeron a su exilio francés. La edición cuenta con la supervisión y un prólogo del catedrático de literatura y crítico José Carlos Mainer, experto en la obra de Baroja.

Pío Baroja es uno de los escritores españoles que, mejor que otros, podría haberse colgado la medalla del Nobel. Varias generaciones han aprendido lo que era el realismo y la Generación del 98 leyendo El árbol de la ciencia, Zalacaín el aventurero o Las inquietudes de Shanti Andía. Les recomendamos mucho también una obra menos conocida, El laberinto de las sirenas, perteneciente a su trilogía marítima; aquí el pesimismo barojiano se torna en un hermoso relato empapado de melancolía y un cierto misticismo.

Habrá que esperar a noviembre para leer su última obra inédita, que por el veto de la censura y los azares del destino, o de la suerte, ha quedado sepultada hasta ahora. Uno de los acontecimientos literarios del año 2015.