Fred Vargas, 'Tiempos de hielo'

Hits: 2514

título Tiempos de hielo

autora Fred Vargas

traductora Anne-Hélène Suárez

editorial Siruela

352 págs. 19,95 €.

 

Alice Gauthier, una respetable profesora de matemáticas de 66 años, aparece muerta en su bañera. Todo parece apuntar a un suicidio, pero ciertos detalles, como un extraño signo trazado en el lugar del suceso, hacen pensar que quizá haya algo más detrás de su muerte, por lo que el caso es derivado a la Brigada Criminal del comisario Adamsberg. Al poco, una mujer dice haber enviado una carta que la muerta había escrito a un tal Amadée Masfauré, cuyo padre se habría suicidado dejando un signo similar. Las sospechas se confirman al comprobar que ambas muertes tenían algo más en común: las dos víctimas formaban parte de una trágica expedición a una remota e inexplorada isla de Islandia, diez años antes.

 

FRED VARGAS (París, 1957) es el seudónimo de Frédérique Audoin-Rouzeau, arqueóloga de formación, mundialmente conocida como autora de novelas policiacas. Hasta el momento ha escrito doce (todas ellas publicadas por Siruela), que le han valido galardones como el International Dagger, que le ha sido concedido en tres ocasiones consecutivas.

 

¿Se habrá suicidado la anciana profesora de matemáticas Alice Gauthier en su apartamento? Nada hace sospechar lo contrario. ¿Se habrá segado la vida, con un arma de fuego, el potentado rural Henri Mausfaré? Si permitimos que el comisario Jean-Baptiste Adamsberg hurgue un poco y somatice aquello que no le cuadra, el resultado puede ser distinto. Por supuesto, le acompañará su fiel guardia de corps de la comisaría del distrito XIII: un individuo de pelo bicolor, un gato que necesita comer acompañado y el comandante Danglard, padre de cinco hijos ausentes, dotado de una memoria prodigiosa -que cultiva tanto como su afición al vino blanco- y una vasta cultura. Esta brigada contra el mal se enfrentará a algo que al comisario no le ha pasado inadvertido: un pequeño símbolo hallado en ambas escenas del crimen (habitual en las novelas de Vargas que el asesino deje su firma en el escenario): ¿Una ‘H’ mayúscula, mal trazada? ¿Una runa nórdica? ¿El bosquejo de una guillotina? Con el paso de las indagaciones sabremos la relación entre una expedición perdida en el Círculo Polar Ártico y un club parisino devoto de Robespierre. En el primer enclave hubo dos asesinatos y el pacto de silencio entre diez supervivientes, y una década después sabremos de cuatro crímenes en la capital del Sena. ¿A cuántos muertos podría ascender tamaña situación? ¿Centenares, aunando la confluencia de ambos hallazgos?

Frédéric Audoin-Rouzeau, arqueozoóloga, dueña de un pseudónimo masculino y vieja conocida de los amantes del Polar francés no solo nos cuenta una historia negra, sino que nos guía por atmósferas y sinestesias irreales. Sin realizar un relato a la manera tradicional, traza un mundo personal y concéntrico que, a medida que avanza la acción, logra que el lector se acostumbre a sus diálogos eternos, a su lógica desconcertante y al ángulo ilusorio de su narrativa.

Como no podía ser menos en una narradora de su talla, en cada libro el misterio nos conduce a un aspecto desconocido de la Historia, la Geografía o la mitología. Ese es su marchamo. Fred Vargas es un refugio para los puentes que derribar, la sinrazón razonable, la acción bien temperada, la molécula de la curiosidad... Por ello, nunca deja ateos en sus trincheras. ÁNGELES LÓPEZ