Antonio Ansón, 'Como si fuera esta noche la última vez'

Hits: 1971

 

título Como si fuera esta noche la última vez

autor Antonio Ansón

editorial Los Libros del Lince

216 págs. 17,90 €.

 

El doctor Antonio Ansón (Villanueva de Huerva, Zaragoza, 1960) es profesor titular de Filología Francesa de la Universidad de Zaragoza y ha publicado la novela Como si fuera esta noche la última vez, la cuarta obra narrativa de su haber, pues antes fueron Llamando a las puertas del cielo (Premio Cálamo 2008), muy elogiada por la crítica; El limpiabotas de Daguerre y El arte de la fuga. También como poeta tiene publicados Pantys mortels, Este mensaje es para ti que tienes mucha soledad como yo y La misiva. Y ha escrito, además, ensayos como por ejemplo Fotografía y literatura (uno de los finalistas del XXVII Premio Anagrama). Es un gran especialista en fotografía.

La novela que nos ocupa, entre relato y repaso de una despedida, con ecos de un bolero conocido, tiene un argumento de lo más atractivo, de aquellos que enganchan. La historia se inicia un mes de julio con esta frase de antología: “Hoy he visto el mar por última vez”, y acaba en el mes de mayo del año siguiente, donde la protagonista, Julia Aenlle, nos cuenta los últimos meses de su vida, tras descubrir que tiene cáncer, en los que participan sus hijos Loren y Fito (Alfonsito) –este cuenta su propia historia, a la par que su madre–, además de Juan Manuel, Juanma, su marido, y Enzo Ruano, compañero de universidad y primer amor, quien reaparece en su vida. O sea, las vicisitudes de una familia burguesa desde el punto de vista de la madre y del hijo, que van a la playa y que veranean en un pueblo llamado Valcorza. Lo típico y normal de la mayoría de familias de antes de la crisis del 2008.

Lo primero que los lectores de Ansón recordarán, además de que el título suena a canción, es que Valcorza es el pueblo aragonés imaginario del valle del Altán que ya aparecía en su primera novela. Y lo segundo es que la anécdota del relato es compartida a dos voces en primera persona; aunque la narradora principal es Julia, le cede la palabra a Fito en múltiples ocasiones. Es, pues, una novela confesional desde dos ópticas diversas. La madre, aún joven, que cuenta su vida y la de su familia, y el niño que conoce a su madre a través de sus cuadernos o diarios (sus deberes), y se dará cuenta de que su madre también era Julia, también tenía otra vida: no solo la de ser madre. En algunos momentos encuentro en esta novela ecos del gran Stefan Zweig en su maravillosa obra Veinticuatro horas en la vida de una mujer.

Ansón, con perfecto dominio del lenguaje y con un lirismo desbordante, posiblemente más que en muchos libros de poemas (“Cae el tiempo en la clepsidra de mi gotero”), repasa esta tragicomedia de costumbres que es la vida de una forma sencilla y amena, y tal es así que en mi familia todas las mujeres la han leído, empezando por mi madre de 86 años, a quien le ha encantado: la leyó en un par de tardes. Es, pues, una bella historia de amor y de vida, de entrega y de pasión por vivir: “Esta tarde se pasará Juanma con los chicos. Hemos quedado que saldré a la ventana para darles un beso y hablaremos por teléfono. No quiero que me vean en el hospital. Y además a Fito no le dejan subir. Mejor así”.

Creo que el autor, con admirable prosa, recrea en esta narración una atmósfera de singular intensidad poética, que alude a los dilemas fundamentales de la existencia humana. Así, Como si fuera esta noche la última vez confirma la plenitud y autenticidad creadora de Antonio Ansón. Novela que le hará merecedor de gran consideración en la literatura de siempre por los lectores de hoy. ENRIQUE VILLAGRASA