Miguel A. Zapata, 'Voces para un tímpano muerto'

 

título Voces para un tímpano muerto

autor Miguel A. Zapata

editorial Talentura

146 págs. 13 €.

 

Aceptemos por un instante que Gracián tuviera razón con aquello de que lo bueno, si breve, etc. Pues bien: esa tontuna solo se cumpliría en parte en el caso del microrrelato, donde la contención y la economía juegan a favor de un buen resultado. Aun así, la brevedad implícita no asegura un buen micro, del mismo modo que seiscientas páginas no garantizan una buena novela. Para ello es necesario que la concisión expresiva sirva a una idea original y bien elaborada. Y ahí es donde hacen agua muchos de los que intentan este difícil género, creyendo erróneamente que una frase ingeniosa basta.

Voces para un tímpano muerto, nueva entrega del narrador granadino Miguel A. Zapata, es un ejemplo más que notable del complejo arte del relato hiperbreve. Relato, en efecto, puesto que no estamos hablando de aforismos o de poesía en prosa. Zapata se ha bregado en el cuento y en los certámenes que corcusen toda nuestra geografía. Ha dado a la imprenta cuatro libros (dos de ellos ceñidos al micro), amén de una novela. Es, pues, un contador de historias, y también en sus textos más mínimos asoma siempre el argumento por encima de la anécdota. Pero más llamativo es aún el estilo en que lo sirve, un preciosismo en el que el propio lenguaje supone ya un ejercicio de invención que asienta la pieza misma con su idea dentro.

En este libro, cada frase está trabajada con la precisión de un miniaturista. Surrealismo, humor negro, lirismo, escatología, ternura, crueldad y absurdo se dan la mano en estas páginas adictivas y rebosantes de ironía, en las que hay ancianas que riegan penes en tiestos, tipos cuya estructura ósea es de porcelana o delincuentes encerrados tras muros transparentes que les impiden cualquier intimidad. Y estos son solo tres ejemplos al azar de lo que pueden encontrar si se aventuran en el particular universo de Zapata, un autor que posee la inquietante capacidad de ver aquello que únicamente se intuye, el forro inaudito de la realidad. DIEGO PRADO                                                        

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios