Luisgé Martín, 'La vida equivocada'

título La vida equivocada

autor Luisgé Martín

editorial Anagrama

288 págs. 18,90 €.

 

Luis se reencuentra con un antiguo amante y hereda de él un archivo privado que le permitirá adentrarse en los secretos tanto de su amigo como del padre de este. La atracción sexual –no siempre bien vista socialmente– y el deseo de llevar vidas más libres y menos rutinarias marcan el destino de los personajes.

 

LUISGÉ MARTÍN (Madrid, 1962) es autor de una extensa obra narrativa, en la que destacan sus novelas La mujer de sombra y Las manos cortadas.

 

En la solapa de la última novela de Luisgé Martín no se da cuenta de ninguno de sus libros publicados antes de fichar por la editorial Anagrama. Sus motivos tendrá el autor, pero esta omisión trabaja a mi favor, pues considero que Luisgé Martín entró en la etapa más interesante de su carrera con La mujer de sombra (2012), una de las pocas novelas verdaderamente imprescindibles de la literatura española en lo que va de siglo.

Le siguió La misma ciudad, obra breve donde el concepto de identidad, ligado a las catástrofes que acaparan los titulares de prensa, era tratado con enorme pericia.

La vida equivocada, la novela más extensa de las tres, viene a reformular algunos de los asuntos ya tratados por el autor en sus títulos precedentes, siendo la pederastia el más sintomático –por inusual– de ellos. También se habla de envejecimiento, de la desigualdad social o del anhelo de huida.

El narrador de la obra –el propio Luisgé Martín– nos cuenta la historia de un adonis bisexual cuyo padre murió en un accidente de aviación y cuyos secretos se han estado guardando durante décadas. Aunque la prosa es magnífica, tan sosegada como envolvente, el relato se estanca en varios tramos por la preeminencia de una narración estática, donde el biografismo exhaustivo acaba ahogando la viveza de las primeras páginas de la obra.

Luisgé Martín siempre narra al filo de la inverosimilitud, y también en esta novela encontramos momentos de incredulidad ante los hechos narrados, muchas veces por la inadecuación entre un narrador testigo y ese conocimiento tan pormenorizado de los sucesos.

Con todo, la obra se lee de una sentada y supone un repaso de cierta perspicacia a algunos acontecimientos de nuestra historia reciente, así como una reflexión sobre la fuerza de la belleza y sus últimas consecuencias espirituales. ALBERTO OLMOS

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios