Fernando Aramburu, 'Las letras entornadas'

Hits: 2406

título Las letras entornadas

autor Fernando Aramburu

editorial Tusquets

296 págs. 18 €.

 

El Viejo, nuestro autor envejecido y desdoblado, y el propio Aramburu son dos amigos poco al uso. Dos Yos enmascarados que tertulian sobre los grandes temas de la vida mientras se cobijan, regalan y comparten vinos con denominación de origen. Las charlas entre ellos llevan a Fernando Aramburu a contar su propia historia y reflexionar, a través de sus artículos y conferencias, sobre su pasión: la literatura.

 

FERNANDO ARAMBURU (San Sebastián, 1959) es filólogo, da clases y vive en Alemania desde los años 1980. Autor consagrado y reconocido, ha escrito entre otros Fuegos con limón, Los ojos vacíos y Años lentos (VII Premio Tusquets de Novela).

 

El universo literario de Las letras entornadas es un mapa geográfico, histórico y cultural que va saltando de lo personal a lo colectivo con acierto, certeza y buena pluma. Aramburu y su Viejo, ese otro yo que es él mismo pero con más años, más achaques y menos “prestaciones”, hablan de su propio descubrimiento para con la literatura y de cómo ese saberes la base piramidal de sus relaciones con el entorno.

El análisis y la crítica de un enorme, variopinto y, a la vez, escogido elenco de autores clásicos, modernos, nacionales e internacionales (Ramiro Pinilla, Gustave Flaubert, Gabriel Celaya, Pío Baroja, Federico García Lorca o Mercè Rodoreda, entre otros…), da pie a reflexionar sobre las pequeñas (y pocas) verdades de la vida y los enormes (y muchos) interrogantes de la misma. Estamos ante un lector y escritor instruido que repasa acertadamente sus preferencias literarias y estas, que conforman el cuerpo central de Las letras entornadas, le sirven para recapacitar sobre la existencia, el exilio, el terrorismo, la política, la crisis, la cultura, la historia, el nazismo, el comunismo, la felicidad… Un todo enorme y sin techo.

Aramburu es un pozo de sabiduría yconocimiento sin demasiadas ínfulas. El autor donostiarra repasa los grandes asuntos de manera sensata, sin excesivos artilugios, con una falta evidente de pretensiones que, la verdad sea dicha, se agradece. A mí se me ha hecho fácil estar de acuerdo con aquello que promulga y, a la vez, me ha dado envidia (y ya sabemos que nunca es sana) el conocimiento profundo de los escritores a los que cita y la capacidad de análisis exhaustiva de la obra de los mismos. Aramburu no se escuda en nada. No le hace ninguna falta. Transpira cordura mientras habla de todo.

En fin, señores, un libro recomendable: bien escrito, que requiere mucho más lápiz de lo que es habitual en estos tiempos y eso, que ahora es casi una rara avis, vale la pena decirlo (o escribirlo) en voz alta. ISABEL LLAUGER