Marina Mayoral, 'El abrazo'

Hits: 2527

título El abrazo

autora Marina Mayoral

editorial Stella Maris

208 págs. 19,50 €.

 

Federico, durante su muerte clínica tras sufrir un infarto, tiene la intrigante y desazonadora visión de un abrazo, de una intensidad y ternura sospechosas, entre su mujer Jimena y su hermano Frans. Esta imagen le torturará y condicionará, ya para siempre, su presente y su futuro. Solo en Mica, su enfermera, masajista y confidente, encontrará consuelo para este sinvivir.

 

MARINA MAYORAL (Mondoñedo, 1942). Catedrática jubilada, estudiosa de la literatura femenina y del proceso de creación literaria, escritora y articulista de La Voz de Galicia, tiene en su haber un gran número de cuentos y novelas: Plantar un árbol,Dar la vida y el alma, Casi perfecto

 

En El abrazo, la autora gallega, sirviéndose del yo más profundo de Federico, nuestro protagonista, y con todo lo que eso conlleva de traumas infantiles y familiares, lacras relacionales y el histórico emocional propio de todas las familias, repasa la vida y el proceso de crecimiento de este y su hermano: el bello Frans.

En la novela de Mayoral las reflexiones conceptuales sobre el aquí, el ahora y la incógnita del Más Allá representan la búsqueda vital constante de Fede y su enfermera Mica, en la recuperación terapéutica del reputado arquitecto tras sufrir un infarto.

Tenemos ante nosotros a unos personajes amputados en algún aspecto de su vida, que desarrollan la historia de manera predecible. Correcta pero imaginable. En el universo del relato, la autora nos coloca miedos ancestrales, amores no correspondidos, traumas de juventud y enfermedades crónicas con una excesiva facilidad. Tenemos un compendio enorme de hechos y circunstancias sin profundizar, tratados con interés pero sin sustancia que nos permita valorar la trascendencia de lo sucedido. Si bien es cierto que la autora mezcla el presente y el pasado de los protagonistas y sus relaciones familiares con el entorno con destreza, también es cierto que a esta habilidad le hubiera venido bien algo más de alma. Nos faltan o bien la emoción necesaria para que el lector se tambalee con la historia o bien el acierto en la precisión del lenguaje y la riqueza imprescindible para que se disfrute con el texto.

Marina Mayoral no consigue que conflictos consustanciales a los personajes nos turben ni nos hagan reflexionar demasiado. Una historia previsible, doctrinal, con unos protagonistas excesivamente lineales y diálogos pronosticables que hacen flojear el estilo y acaban creando un universo un tanto naïf que a mí (y ya lo siento) no me ha conmovido. ISABEL LLAUGER