Jordi Nadal: “La arcadia donde las cosas se consiguen sin esfuerzo es una invención”

Hits: 642

En “La invención de la bicicleta” Nadal nos habla de cómo tomar impulso desde las crisis con el trampolín de Albert Camus, Victor Frankl o Shakespeare

nadal ed 2

 

 

Texto: Antonio ITURBE 13/10/2020

 

Jordi Nadal es un tema en sí mismo. Tras una carrera meteórica en el mundo editorial, acabó desencantado con el sistema y fundó su propia editorial: Plataforma. Ahí publica libros que prestan especial atención a la docencia, la reflexión personal y la gente que hace en silencio cosas asombrosas. Nadal también es autor de Libroterapia, donde contagia en las páginas su pasión lectora. En La invención de la bicicleta reflexiona sobre la manera en que debemos pedalear sobre la adversidad. Nadal nos cuenta que 1816 fue un año catastrófico debido a la descomunal erupción de un volcán que creó una nube de ceniza que ocultó el sol durante meses, muchas cosechas se perdieron y murieron de hambre muchas personas y más aún animales que se alimentaban de forraje como los caballos. Y fue ese verano desastroso cuando el ingeniero Karl von Drais se devanó los sesos para poner a punto una máquina que substituyera a los caballos e ideó una rudimentaria máquina de correr, que al paso del tiempo y los retoques dio lugar a la bicicleta que hoy conocemos. Nadal se rodea de filósofos, pensadores, novelistas y poetas para ir apuntalando sus reflexiones en torno a la manera de reconocer la crisis no como una maldición a la que resignarse sino como un proceso en el que hay que participar. Nos dice en el libro que “la arcadia donde las cosas se consiguen sin esfuerzo es una invención”. Conversamos con él en su guarida de la editorial Plataforma.

En el libro se rodea de ciertos asesores: Shakesperae, Josep Pla, Albert Camus, Miguel Torga, Elie Wiesel... ¿Pero este no era un libro para ejecutivos?

Si, pero qué sería de los ejecutivos si no escuchan a la literatura, uno de los pocos lugares donde escucharán (al leer) la verdad. La gente con más poder casi nunca escucha la verdad. Se les tiene miedo y/o adulación, y no se enteran de que casi nadie les dice lo que realmente piensa.

Explica cómo la invención de la bicicleta surge de la necesidad durante la crisis climática de 1816. ¿Ese elogio de la creatividad que emerge de la necesidad no es un consuelo para los pobres que le viene muy bien a los súper-millonarios que no pasan necesidad alguna?

Los pobres y los necesitados circulan por circuitos distintos, son aceite y agua. Puedes hacer alioli con ajo y aceite (se mezclan bien, incluso sin huevo). Pero no hay cocktail posible con agua y aceite (tal vez lo haga Ferran Adrià, pero en lo que quiero ilustrar, es imposible). Pero es un hecho que los pobres no acceden a los ricos y que los ricos no ven a los pobres: lo único que cuenta es las escasas ocasiones donde hay trasvases, los mecanismos para esos trasvases son esenciales y los mejores suelen ser los educativos. Sin educación (y talento, lo concedo, pero nadie es dueño de la lotería genética), es difícil que salga creatividad. Y no sé si te he contestado exactamente a la pregunta, pero bien que lo he intentado.

portada bici ed 2En el subtítulo habla de "servir". Decir ahora de alguien que es "servicial" suena condescendiente. ¿Cuál es la frontera entre servir y servil?

Mandar en el hambre de uno mismo. Sin servir, nada va. Ser servicial, puede ser humillante, pero, como dijo alguien “nos humillan porque nos humillamos”.

Reivindica el optimismo y que para ser emprendedor es imprescindible la alegría. Fácil de decir pero difícil de lograr en este contexto de pandemia sanitaria, crisis económica, climática y moral. ¿Usted cómo consigue la alegría que lo impulsa cada mañana a levantarse?

Con dificultades, con la receta gramsciana del “pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”. Con memoria: honrando a quienes me enseñaron a vivir siendo trabajador. Con dignidad, esperando más de mis obligaciones que de mis derechos. Con arrestos, con ganas, con miedo y con salir incólume ante la derrota constante de la vida cuando no te concede lo justo… ¿quién nos ha dicho que esto sería justo? Me levanto cada día con la fuerza en mi memoria de mi educación familiar y la fuerza de haber hecho un buen bachillerato.

Dice que es peligroso dejarse llevar por la fe ciega en la frase "sigue tu pasión". ¿Y si no, qué seguimos?

Una pasión que no sea ciega, una pasión que razone. Una pasión que abrace la ciencia y los hechos. Una pasión con apertura de puerta retardada. Una pasión que salte vallas… las pasiones de 100 metros lisos con contrincantes cojos, son la pasión de los mediocres. Hay que tener pasión de los fuertes.

Afirma que "es muy fácil hacer declaraciones simpáticas de cara a la galería, pero muchas veces el liderazgo exige asumir responsabilidades que excluyen el consenso". ¿En una empresa un buen jefe no puede ser un buen amigo?

La gente que confunde al jefe con el amigo y al padre o madre con el amigo de su hijo o hija son Peter panes, que nunca han salido del Disney Chanel. Que lean a Darwin o miren los documentales de un buen canal de tele y vean la” hermosura” del cocodrilo que se come al antílope (hermosura vista con ojos de cocodrilo, se entiende, ¿no?).

Visita a Octavio Paz cuando señala que "Hay que reinventar el amor". Gracias a Ikea podemos reinventar el salón de casa, ¿pero cómo se reinventa el amor en estos tiempos?

Si no te ha servido leer (y entender y aplicar) a Paul Eluard, W H Auden, Philip Larkin y René Char, entonces tienes que reinventar el amor con mucha suerte y un ejército de terapeutas y/o abogados. ¿Bromas? Aparte, el amor sólo se reinventa con pasión, ilusión, generosidad, aceptación, y mucha, mucha, mucha fortaleza. Bergamín for ever “No tengas más que amor, pero no quieras, ni esperes, nunca nada”