CÓMIC: Superheroínas al poder

 

Wonder Woman lidera las nueva concepción femenina del mundo del cómic.

Hace poco contábamos que Wonder Woman iba a ser nombrada embajadora de la ONU por sus valores feministas. Pues bien, 45.000 personas presentaron una alegación en contra indicando, entre otras cosas, que el personaje de la Princesa de Temiscira, propiedad de DC Comics, tiene una imagen demasiado sexualizada en una época en la que los principales titulares de la prensa mundial tratan la cosificación de mujeres y niñas. Inmediatamente después de esta petición, la ONU ordenó el cese de este famoso personaje como embajadora. Evidentemente sí, Wonder Woman es una amazona atractiva y fuerte, y tampoco quiero entrar a discutir mucho la decisión de los demandantes y de la propia ONU. Este artículo es para descubrir unos cuantos cómics de heroínas de Marvel y DC que triunfan actualmente y significan un cambio de rumbo editorial significativo.

Hace años que en las dos grandes compañías americanas de cómics de superhéroes comprendieron que tenían que ofrecer un producto más acorde con los nuevos tiempos. Y la figura de Wonder Woman, por poner un primer ejemplo, no tiene nada que ver con el personaje de los años 1950. Es más, la princesa amazona fue uno de los héroes más modernos de la década de los 1980 con la revisión de George Pérez, que convirtió a la heroína de la Liga de la Justicia en un ejemplo de paz como embajadora (esta vez en la ficción) de Naciones Unidas. Pero guionistas más actuales como Greg Rucka, Gail Simone o Brian Azzarello han escrito sobre una heroína más acorde con el ideal feminista y la igualdad. Batwoman también regresó de entre los muertos, en una actualización queer que fue todo un revulsivo en la historia de DC. Pero, a principios del siglo XXI, DC comenzó a dotar de personalidad y voz propia a heroínas que se habían convertido en secundarias en series ajenas, como Power Girl o Supergirl, dos familiares del Hombre de Acero que llegaron a protagonizar sus propias series, siendo estas mucho más interesantes que las principales de su forzudo primo. Sin abandonar la editorial de Batman y Superman, hemos visto cómo colecciones como Batgirl, con autores como Gail Simone, Brenden Fletcher, Babs Tarr o Cameron Stewart, y Academia Gotham (creada por Becky Cloonan y Fletcher) estaban dirigidas a un público femenino juvenil y se convertían en un soplo de aire fresco en la nueva DC Comics. El cine también ha ayudado a descubrir a un personaje muy querido por los fans de DC, Harley Quinn, quien actualmente está en las capaces manos de Amanda Conner y Jimmy Palmiotti.

En Marvel siempre han sabido encandilar al adolescente desde que un tal Peter Parker se pusiera las mallas rojas y azules. Con un montón de superheroínas y villanas poderosas en su editorial (desde Hulka hasta Elektra, Capitana Marvel o Medusa), Marvel nos regaló uno de sus personajes más carismáticos en años, la joven Kamala Khan, más conocida como Ms. Marvel, obra de las guionistas G. Willow Wilson y Sana Amanat. Khan personifica a la perfección la lucha feminista como mujer, musulmana y adolescente en un universo Marvel a veces demasiado lleno de testosterona.

El rumbo de la editorial está bastante claro cuando han convertido en mujer a personajes tan míticos como Thor, Ojo de Halcón o Iron Man; uno de los dos bandos de la última Civil War II estaba liderado por la Capitana Marvel, y actualmente podemos encontrar más de diez series mensuales protagonizadas por mujeres como Jessica Jones, la Bruja Escarlata, Gata Infernal, Gwenpool, Spider-Gwen, Gamora, Hulka, Viuda Negra, Spider-Woman o Moon Girl y el Dinosaurio Diabólico, con dibujos de la española Natacha Bustos. DC y Marvel han tardado, pero por fin han descubierto que las mujeres leen cómics de heroínas y que a muchos hombres también nos gusta leerlos.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
términos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios