Conversaciones con amigos

Hits: 202

 

 

CONVERSACIONES CON AMIGOS

Sally Rooney

Trad. Ana García Casadesús

Ed. Literatura Random House

Pág. 336, 19,90 €

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las etiquetas pueden ser, en muchos casos, el peor enemigo de los escritores y, sin embargo, se siguen poniendo. A veces las pone la prensa, siempre ávida en encontrar “el nuevo…”, pero, en muchas otras ocasiones, las ponen las propias editoriales en un ejercicio de marketing algo paradójico. Faltaron días para que a Sally Rooney la denominaran la Salinger de la generación Snapchat, una etiqueta que le impuso su editor en Faber y que The Guardian recuperó. ¿Rooney es la nueva Salinger? Por el momento, Sally Rooney es Sally Rooney de lo que no hay duda es que Rooney es mucho más que una autora para la generación “Snapchat”, porque Conversaciones con amigos, más allá de la historia de amor y sexo que sirve como base, es ante todo una novela política. Y es política no sólo porque aborda el tema del precariado en la llamada generación “millenial”, sino que reflexiona sobre como el lenguaje y, por tanto, sobre como nuestras concepciones sobre las relaciones de pareja, la amistad o los planes de futuro están condicionadas por el relato político imperante, es decir, por los valores (auto) impuestos del capitalismo y de la democracia liberal. En cierta manera, Conversaciones con amigos es una novela profundamente dialéctica en la que la historia de los personajes sirve para cuestionar la construcción social de dichas relaciones y, consecuentemente, para cuestionar la posibilidad de escapar de determinadas etiquetas sociales - ¿es posible pensar las relaciones más allá del término “pareja”? ¿Es el amor romántico una construcción capitalista? ¿Cómo pensar un romanticismo que no dependa de las estructuras económicas y sociales? ¿Es posible pensar la sexualidad sin inscribirla en ninguna etiqueta que la clasifique? – y para plantear la posibilidad casi utópica de escapar de estos esquemas en los que, a pesar de nuestro rechazo, nos inscribimos y de los que somos, en gran medida, resultado.