El cielo según google

Hits: 90

 

 

 

 

EL MUNDO SEGÚN GOOGLE

Marta Carnicero

Trad. Pablo Martín Sánchez

ed. Acantilado

Pág. 144, 14€

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No está de más mirar con algo de descrédito las escuelas o los cursos de escritura, sin embargo, también hay que reconocer cuando dan sus frutos. Del Máster de escritura creativa de la Pompeu Fabra han salido más de uno nombre relevante para las nuevas letras, tanto en castellano y en catalán; ahí están como prueba Matías Candeira o Cristina Morales, que acaba de ganar el Premio Herralde. Y a estos dos nombres hay que sumar indiscutiblemente a Marta Carnicero, que en 2016 publicaba en La Magrana El cel segons Google, primera novela y, al mismo tiempo, trabajo final de máster. Ahora, dos años después, Acantilado publica la obra de la escritora -sí, ya podemos utilizar este término- en castellano, en traducción del también escritor Pablo Martín Sánchez. Durante la rueda de prensa de presentación, Carnicero hizo hincapié en que a lo largo del año que duró el máster aprendió sobre todo a leer y descubrió un gran número de autores hasta ese momento desconocidos. No podemos saber cuántas de esas lecturas están detrás de El cielo según Google, pero lo cierto es que es evidente que detrás de esta primera novela encontramos una lectora que conoce la tradición, que ha sabido apropiarse del legado de los más grandes y llevárselo a su terreno. Hace bien Carnicero en decir que no busca imitar a nadie, porque no lo hace; sin embargo, es imposible no leer El cielo según Google y escuchar el eco de la mejor Alice Munro, capaz de describir el alma humana a través de un simple gesto cotidiano. Hay algo de Munro en El cielo según Google, una novela que es algo más -bastante más- que la historia de un desamor, que la historia sobre una infidelidad o que la historia sobre una hija adoptada que debe hacer cuentas con su padre, al quien crítica por haberla dejado junto a su madre para irse con su amante, con quien tiene una nueva hija. El cielo según Google es, ante todo, una novela sobre cómo construimos nuestros propios recuerdos y sobre cómo escribimos nuestro propio relato, que no puede definirse por su coincidencia con la realidad de los hechos, pues ¿acaso hay una realidad fuera de nuestra percepción? De ahí que Carnicero recurra a tres voces, la de Julia y la de Marcel, el matrimonio que decide adoptar a la pequeña Naima, y la de la propia Naima, ya adulta, que retrospectivamente reconstruye el puzle con las piezas, dispares, distintas y que no siempre encajan, provenientes de los relatos de sus padres adoptivos. El título de la novela alude precisamente a la construcción del relato: el cielo de las pantallas de ordenador son el cielo que Google nos impone de la misma manera que los recorridos que realiza Naima por el barrio de su infancia a través del Street view es un recorrido filtrado, doblemente filtrado por el recuerdo, pero también por el programa, que proyecta una imagen y, por tanto, una ficción, de aquellas calles recorridas años atrás. La pluralidad de narradores permite a Carnicero jugar con el lector, situarlo continuamente en una posición distinta, pasando de la confianza a la desconfianza ante lo narrado, pues ¿quién tiene razón en toda esta historia? ¿Cómo fueron los hechos? Sin embargo, lo que nos muestra El cielo según Google es que no hay verdades absolutas en las relaciones, constantes tiras y afloja, juego de tensiones donde cada uno tiene su razón, su verdad, pero también su mentira.